Aún recuerdo cuando a mis catorce recibí ese segundo premio de literatura en el instituto, Ex Aequo con un compañero que, sin duda, se merecía el primero. Fue ese momento, con ese cuento absurdo, adolescente, casi infantil, de muebles que hablaban y se rebotaban contra los humanos que los utilizaban para cualquier fin. Con tanta